Hola?
Teléfono: +54 9 351 819-8950
info@aulicum.com
Soporte
soporte@aulicum.com

Síndrome de Burnout: ¿Cómo Prevenirlo en los Estudiantes?

En el ámbito educativo, el síndrome de burnout hace referencia a un padecimiento mental que se origina por la sobreexigencia social que implica el mérito académico. Se trata, entonces, de una patología que tiene relación con el desgaste o agotamiento estudiantil.

Los campos de la Medicina y la Psicología han comenzado a prestarle una mayor atención a esta enfermedad de violencia neuronal. Descubrieron, así, que posee un origen social y precisa de gran cuidado personal.

El Dr. José J. Mendoza Velásquez comenta, en este sentido, que se busca entender las causas del síndrome de burnout para diseñar tratamientos adecuados y disminuir su impacto. Así, se aliviarían tanto el paciente como las personas implicadas en el ámbito estudiantil donde se desempeña el enfermo.

Como a ti, también a nosotros nos preocupan los estudiantes, y deseamos generar el mejor espacio para que aprendan de forma significativa. Si deseas saber más sobre el síndrome de burnout y conocer cómo prevenirlo, no dejes de leer este post. 

¿Qué es el síndrome de burnout?

La frase verbal en inglés es muy precisa, y le da cierta formalidad a la metáfora: “burn out” se refiere, literalmente, a “quemarse la cabeza”. El diccionario de Cambridge define este síndrome como el padecimiento sufrido por alguien que deja de trabajar a causa de los daños en su cabeza.

El concepto de síndrome de burnout fue acuñado por el psicólogo estadounidense Herbert Freudenbergen en relación con el ámbito laboral. Sin embargo, hoy sabemos que puede aplicarse a otras circunstancias vitales y, por tanto, afectar a diversas edades. 

Freudenbergen observó que una situación de estrés sostenido llevaba al colapso de las capacidades mentales e imposibilitaba a la persona para seguir afrontando las problemáticas cotidianas. Entonces, definió el síndrome del distrés ocasionado por el exceso de actividades y la sensación de fracaso al no alcanzar metas idealizadas. 

El síndrome de burnout es una situación de estrés sostenido llevaba al colapso de las capacidades mentales e imposibilitaba a la persona para seguir afrontando las problemáticas cotidianas.

En relación con los estudiantes, no es difícil identificar experiencias que llevan a un desgaste emocional. Así, encontramos la carga de tareas, las exigencias de mérito académico, el cumplimiento de plazos no flexibles, la realización de actividades extracurriculares, el desafío social que implica la aceptación en el grupo, etc.

Síntomas del síndrome de burnout

Uno de los síntomas del síndrome de burnout es la falta de energía
Imagen de yanalya en Freepik. Licencia CCO

El síndrome de burnout es un fenómeno psicosocial que ofrece señales previas, y sus síntomas crecen progresivamente. Ante su aparición en edades cada vez más tempranas y en la mayor parte de los ámbitos de interacción social, es necesario estar atentos para prevenirlo.

Por un lado, se pueden percibir señales físicas, como caída del cabello, falta  de energía o insomnio. Por otro, pueden reconocerse síntomas psicológicos: ataques de ansiedad, agresividad o estados depresivos. 

Las psicólogas Christina Maslach y Susan E. Jackson señalan tres dimensiones para considerar los síntomas del burnout: agotamiento emocional, despersonalización y falta de realización personal. 

Además, la depresión resultante del desgaste emocional conlleva el deterioro de las relaciones interpersonales y repercute en la autoestima de la persona. Los estudiantes, en esta circunstancias, pueden mostrarse frustrados e insatisfechos con sus estudios.

¿Cómo prevenir el síndrome de burnout?

Aplicar técnicas de relajación disminuye el riesgo de burnout
Imagen de Artem Podrez en Pexels. Licencia CCO.

El Dr. José J. Mendoza Velásquez remite a una encuesta realizada para investigar sobre los estados de estrés elevado. Tras ella se concluyó que muchas personas han sufrido al menos alguna sintomatología asociada con el burnout, aunque pocas se han dado cuenta o han podido detectarlo a tiempo.

Para prevenir el síndrome de burnout, es necesario conocer sobre él y prestar atención a sus indicadores. Así, será posible reconocerlo en uno mismo y/o acompañar a quien esté requiriendo ayuda.

Para prevenir el síndrome de burnout, es necesario conocer sobre él y prestar atención a sus indicadores.

Asimismo, hay protectores de la salud a nivel general que pueden contribuir a disminuir la aparición de los síntomas del burnout: 

  • realizar ejercicio físico regularmente;
  • mejorar el manejo del estrés; 
  • nutrir las relaciones interpersonales para contar con una red de apoyo; 
  • lograr buenas comunicaciones; 
  • desarrollar la resiliencia emocional; 
  • aspirar a metas realistas y mantener la organización en las tareas. 

Tratamientos para el síndrome de burnout

Para tratar el burnout, los profesionales apelan a tratamientos psicosociales de reconstrucción de la autoestima y fomento de la resiliencia. Algunos de ellos son: mindfulness, compromiso y aceptación, y entrenamiento de la resistencia.

Los tratamientos psicosociales son holísticos, es decir, buscan comprender a la persona en su totalidad. Consideran que las causas de aparición de una enfermedad neuronal son multifactoriales, por lo cual dicho padecimiento deberá ser analizado en su conjunto.

La persona con síndrome de burnout deberá ser tratada, entonces, por un equipo multidisciplinar. Con su ayuda, podrá realizar terapia grupal aplicando distintas estrategias para potenciar su empatía y poder reinsertarse socialmente.

Conclusión

Suele ser difícil que quien está expuesto a altas dosis de distrés se pueda reconocer en relación con los síntomas del burnout, en especial si se trata de un estudiante. Entonces, es probable que no se dé cuenta de lo que le está pasando y perciba el ámbito educativo desde el desgaste y el agotamiento.

El síndrome de burnout puede llevar a los alumnos a situaciones de frustración, inactividad y hasta abandono, en tanto no observan compensación alguna por el esfuerzo realizado. Por ello es tan importante que las instituciones educativas contribuyan a prevenir esta patología. 

En este marco, es posible implementar pequeñas acciones orientadas a disminuir el estrés. Entre ellas, se encuentran: destinar tiempos a la distensión e intercalarlos con los tiempos de estudio, incluir educación emocional, fomentar el bienestar del clima institucional a partir del arte, los valores y la identidad comunitaria.

Si te gustó este artículo, quizá también te interese:

Las TICs en la Educación: Impacto y Situación Actual en Escuelas Latinoamericanas

Políticas de Inclusión Educativa en América Latina y Realidades Existentes

Educación Emocional: ¿Cómo la Podemos Trabajar en las Instituciones Educativas?

Author avatar
Lucia Sampaolessi

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *