10 dinámicas grupales para fomentar la convivencia escolar

por | Mar 21, 2019

La convivencia escolar favorece el sano desarrollo de niños y jóvenes. Sus beneficios van más allá de la escuela, ya que los conduce a la participación responsable en la vida ciudadana y los compromete con su propio proyecto de vida.

Es posible fomentar la convivencia escolar mediante dinámicas que se adapten a las necesidades de los grupos, y a las características de la institución. Estas dinámicas grupales incentivan el espíritu de pertenencia entre alumnos y docentes, lo cual facilita también el desarrollo de los proyectos de la escuela.

 

La importancia de la convivencia escolar en el mundo de hoy

Cada individuo es único, y solo logra interrelacionarse sanamente cuando se adapta a los demás y a las diferentes situaciones. La convivencia exige el respeto a las normas establecidas, la tolerancia a lo diferente y la valoración de las coincidencias como el espacio, las tareas y las responsabilidades comunes o los recursos disponibles.

Si bien la convivencia en la escuela se orienta a desarrollar el respeto, la inclusión y la tolerancia ante las diferencias, es importante también apreciar aquellos aspectos que nos acercan y en los que somos semejantes: valores, intereses, sentimientos, expectativas. Así se construye una escuela que dé respuestas a la natural diversidad de los alumnos.

En un adecuado ambiente escolar, niños y jóvenes desarrollan la empatía y el sentimiento de pertenencia mediante el contacto directo, conversando, jugando y, compartiendo dentro y fuera del aula. Cuando en una institución se fomenta la convivencia escolar, los alumnos son capaces de reflexionar acerca de las consecuencias de sus acciones.

También los familiares y tutores aportan a la sana convivencia escolar, pues es en el hogar donde se aprende los patrones de resolución de conflictos, y la forma de reaccionar ante la frustración o las dificultades. La transmisión de valores y, la cercanía afectiva de familiares y tutores, motiva relaciones respetuosas con los pares y desarrolla la capacidad de liderazgo.

 

10 dinámicas grupales para nutrir la convivencia escolar

Las dinámicas grupales favorecen la convivencia escolar e inciden en las habilidades sociales del individuo. Presentamos a continuación algunas de estas dinámicas que podrían llevarse a cabo en una institución educativa.

1. El supermercado

Permite desarrollar la atención. Cada participante recibe el nombre de un producto. Se sientan en una ronda de sillas dejando una vacía.

El animador cuenta una historia graciosa sobre un supermercado en la que mencionará distintos productos. El niño nombrado debe correr a sentarse en la silla vacía. Cuando se dice la palabra “supermercado” todos cambian de lugar.

2. Las banderas

Fomenta el trabajo en equipos. Se divide a los participantes en dos equipos. A cada uno se le asigna un espacio amplio y con límites bien definidos, y se les entrega una bandera.

Se debe robar la bandera del equipo contrario y proteger la propia. Quien entre en el espacio del contrario puede ser atrapado y queda fuera del juego.

3. La red

Todos los participantes, menos uno, se ubican en uno de los extremos de un espacio previamente delimitado. En el medio se coloca un niño que intentará capturar a quienes pretenden llegar al otro lado. Si los atrapa, deberán unirse a él y formar una red que seguirá atrapando quienes intenten pasar al otro extremo. Gana el último en ser capturado.

4. El pitador

Pretende agilizar los sentidos. Un jugador se ubica en el centro de un círculo muy amplio con los ojos vendados y un silbato colgado de la cintura. Los participantes, partiendo de cualquier punto del borde del círculo, se acercarán en silencio para tocar el silbato.

Quien sea tocado por el jugador del centro queda eliminado.

5. Fútbol revisión

Favorece la atención y la revisión de los conocimientos. Se juega igual que en fútbol, pero cuando se cobra una jugada se hace una pregunta sobre los temas estudiados al equipo en cuestión. Si contesta bien el punto es para ellos, pero si no, será para el equipo contrario.

actividades para la convivencia escolar

 

6. Cazar al ruidoso

Desarrolla la confianza. Los participantes se ubican en un espacio delimitado del que no podrán salir. Todos tendrán los ojos vendados menos uno, quien asumirá el rol de “el ruidoso”. Se desplazará lentamente haciendo distintos ruidos y todos intentarán atraparlo. Quien lo logre pasará a ocupar ese rol.

7. La búsqueda del tesoro

Favorece la interacción. Se reparte a los integrantes fotocopias de una ficha encabezada por “Trata de encontrar a alguien que…” donde se enumeran aspectos como “que hable otro idioma”, “que le guste caminar descalzo”, etc. Deben caminar por la habitación hasta encontrar a la persona y escribir su nombre. Luego, se hace una puesta en común.

8. El cumplido

Propicia un buen clima en el aula. Se escriben los nombres de los alumnos en papeles y se les introduce en una bolsa. Cada estudiante toma uno, y en una hoja elaborarán un detalle para el compañero cuyo nombre estaba en el papelito. Pueden hacer listas de las cualidades que lo caracterizan, dibujos, escribir poesías o lo que se les ocurra.

9. Aprendiendo a resolver conflictos

Se explica a los participantes qué es un conflicto, y se les pide que individualmente escriban las consecuencias de resolver un conflicto de forma correcta, agresiva o pasiva. En grupos de 4 o 5 discutirán sobre la mejor forma de resolverlo y luego se hará una puesta en común.

10. La tienda mágica

Permite conocer y apreciar los valores del otro. El organizador refiere que hay una tienda donde ese día todos los que entren pueden tomar lo que deseen sin pagarlo, pero no se puede comprar cosas materiales. Cada uno debe decir al grupo lo que comprará, y se anotarán en la pizarra las compras más repetidas o más originales. Se reflexiona sobre la escala de valores.

La convivencia escolar incide directamente en el desarrollo de las competencias personales y sociales de niños y jóvenes, las cuales serán luego transferidas a otros contextos. De esta forma, la escuela forma ciudadanos conscientes de su compromiso con la comunidad a la que pertenecen y son capaces de mantener interacciones positivas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas relacionadas