Actividades escolares: ¿cómo mejorar el rendimiento académico de tu hijo?

por | Ene 10, 2019

Todos deseamos que nuestros hijos tengan un óptimo desempeño académico, por lo que valoramos aquellas actividades escolares que los ayudan a alcanzar un nivel de excelencia. La escuela, como institución, se enfrenta hoy día a retos inéditos debido a las profundas transformaciones que el auge tecnológico ha traído consigo en todos los órdenes de la vida, tanto públicos como privados.

Para favorecer el buen desempeño del estudiante se debe diseñar un plan que incorpore tanto los recursos tradicionales como las herramientas digitales. Esto contribuye a fomentar sólidos valores en los más jóvenes, a la vez que los prepara para el futuro. ¿Cuál sería entonces la mejor estrategia para apoyar su desarrollo académico, considerando el respeto a la individualidad?

 

El alumno centennial, un reto para el sistema educativo

Algunos autores difieren respecto a la fecha, pero en general se llama centennial a los nacidos a partir de 1995. Nacieron en plena era digital y no conciben la vida sin internet.

Muchos no saben de fronteras, pues con sus dispositivos electrónicos pueden conectarse con gente de casi todo el planeta. Además, suelen estar sobre informados, son muy flexibles y se adaptan con facilidad a los cambios.

Al actual sistema educativo se le presenta el interesante reto de poner a la disposición del alumno centennial las herramientas que requerirán para su desempeño académico y para la vida. Las actividades escolares que se planteen deben brindarles las estructuras mentales que necesitan. Hay que partir de la premisa de que cada generación aprende de manera diferente.

 

6 claves para el rendimiento académico de tu hijo

 

6 claves para el rendimiento académico de tu hijo

Pensando en las particulares características que definen a los centennials, te proponemos a continuación algunas claves para apoyar el desarrollo académico de tu hijo. Si bien debe considerarse la flexibilidad que necesitan para su progreso, es también importante orientarlos para subsanar sus deficiencias y sentar las bases dónde edificar nuevos aprendizajes.

 

Ayúdalo a crear un cronograma de estudios

Puedes enseñar a tu hijo a organizar sus actividades escolares y así aprenderá a valorar el tiempo. Al elaborar un cronograma de estudios, se considera la dificultad de las asignaturas para determinar el período que se dedicará a cada una.
No se recomienda estudiar materias afines consecutivamente. Se debe incluir un repaso de lo explicado en clase cada día y dedicar tiempo al descanso y al ocio.

 

Recurre a distintas técnicas de estudio

A los adultos nos enseñaron a subrayar, releer, resumir y usar recursos mnemotécnicos. Sin embargo, hoy sabemos que existen distintas maneras de aprender.

Para quienes lo visual es predominante, los mapas conceptuales, los esquemas, el subrayado y las líneas de tiempo resultan las opciones más convenientes. Pero hay quienes aprenden de otras formas.

El aprendizaje kinestésico puede ser más lento, pero es profundo. Los niños y jóvenes de este grupo necesitan moverse, por lo que puede incluirse actividad física entre los lapsos de estudio.

Por su parte, a quienes poseen un aprendizaje auditivo les convienen actividades escolares como la lectura en voz alta, los videos, grabar las clases y verlas luego, o inventar canciones con los temas a estudiar.

 

El truco está en comprender en vez de memorizar

Si bien es cierto, que solo sabemos aquello que recordamos, para aprender necesitamos comprender lo que leemos. La comprensión debe prevalecer sobre la memorización, porque saber leer va más allá de tener una idea del contenido de un texto.

Hacer una lectura comprensiva es entender aquello que leímos, identificar lo relevante, interpretarlo correctamente y analizarlo con sentido crítico.

 

Utiliza herramientas digitales

Los recursos digitales favorecen el aprendizaje, por lo que muchas instituciones incorporan las nuevas tecnologías a sus modelos educativos.

Para utilizar adecuadamente estos recursos a favor de lo formativo, en la escuela y en el hogar debemos dedicarnos a enseñar comportamientos digitales como la integridad, el respeto a la identidad digital, a la autoría y a las leyes.

Hoy se cuenta con excelentes herramientas digitales que permiten a los estudiantes, desde distintos dispositivos, acceder a recursos que potencian su desarrollo escolar.

También los familiares pueden beneficiarse de estas plataformas, las cuales permiten seguir de cerca el desempeño de sus hijos mediante una comunicación fluida con distintas instancias de la institución.

 

Intégralo en su comunidad escolar

El estudiante que se integra a su comunidad escolar posee un sentido de compromiso que favorece su formación académica, pero lo más importante es que se traduce en fortalezas y herramientas para la vida.

Esta integración le permitirá desarrollar la aceptación y la tolerancia, a valorar lo que los otros le puedan aportar, a activarse y a desarrollar su liderazgo.

Puedes ayudar en ese proceso de integración participando tú también de las actividades para familiares que organicen en la institución, o asistiendo a los eventos deportivos y culturales.

Enséñale a aprovechar los diversos espacios de aprendizaje de su colegio, como talleres, biblioteca, e instalaciones deportivas, de modo que se vigorice su sentido de pertenencia a la comunidad.

 

Ayúdalo a descubrir su pasión

 

Ayúdalo a descubrir su pasión

Para ayudar a tu hijo a encontrar su pasión hay que observar cuáles son sus preferencias, pero también preguntarle y escuchar. Las respuestas pueden sorprenderte. Luego podrás orientar sus intereses, pues cuando un estudiante siente emoción por lo que hace encontrará una razón para aprender cosas nuevas, disfrutando del proceso y construyendo, también, su mundo interior.

Puedes potenciar al máximo sus gustos y preferencias mediante juegos, deportes, talleres o cursos afines a sus habilidades. De esta forma se desarrollarán sus talentos, se fortalecerá su autoestima y esto beneficiará la realización de sus actividades escolares.

Hacer aquello que más le gusta favorece la constancia, un valor importante a desarrollar en las primeras etapas de nuestra vida.

Las instituciones educativas contemporáneas se enfrentan al reto de formar académicamente a los Centennials, pero también los familiares tienen ante sí el desafío de acompañar y de fortalecer el desarrollo de estos nativos digitales.

Afortunadamente, hoy se cuenta con excelentes herramientas tecnológicas que bien empleadas favorecen como apoyo para el desarrollo académico de los alumnos.